¿Puede la Inteligencia Artificial compartir el espíritu navideño?