Porque los marketeros deberían tener en cuenta el móvil